13 jun. 2010

Guía para votar bien en materia económica II

La apuesta económica de los candidatos presidenciales es de crucial importancia para el futuro del país. Sin embargo, en razón  de la complejidad de los factores en juego resulta de difícil comprensión para quien no es especialista en el tema. Germán Forero Laverde*, experto en finanzas, nos ilustra mediante el análisis de las propuestas de los dos candidatos que pasaron a segunda vuelta, en materia del modelo de crecimiento económico y las estrategias de reducción de la desigualdad, para votar con conocimiento de causa.

La apuesta por un modelo

La creciente interrelación de las economías y los mercados financieros ha generado un fenómeno preocupante: las crisis económicas son cada vez más frecuentes, profundas y destructivas.

Lo que comenzó como una burbuja especulativa del mercado inmobiliario de los Estados Unidos se convirtió en una de las crisis más profundas jamás documentadas en la historia. Lo que comenzó como una crisis del sistema financiero mundial se transformó en una crisis macroeconómica de escala global que toma "por sorpresa" a las que otrora fueran economías sólidas, o por lo menos suficientemente bien subsidiadas por buenos vecinos.

En este escenario, en el que el comercio internacional se reduce en más del 20% anual y en el cual la política económica declarada gira hacia el proteccionismo, Colombia afronta unas elecciones presidenciales en las que el modelo económico cobra una preponderancia particular.

No quiero caer en el insulso debate de los impuestos y el empleo pues ya los debates televisados han dado cuenta hasta la saciedad de cómo unos candidatos quieren subirlos, otros bajarlos y otros tener opciones creativas (y poco claras) de financiación. El origen de los recursos es secundario, al menos desde el punto de vista filosófico, frente al uso que se le dé a los mismos.

El nuevo presidente se enfrenta a un escenario de lenta y débil recuperación en la que las relaciones con los vecinos y el correcto estímulo al aparato productivo se vuelven de capital importancia para crecer.

Construir 500,000 o 1,200,000 viviendas, crear 500,000 o 2,500,000 empleos formales, unificar la tarifa del IVA y eliminar exenciones tributarias, incentivar el agro, y solucionar el problema de la tenencia de la tierra, son los lugares comunes en los que han caído los candidatos. Aquí es donde se ha visto la verdadera ausencia de propuestas, y el egoísmo endémico de la sociedad nacional en cuanto a que la pregunta importante deja de ser el modelo de crecimiento y de solución al problema de desigualdad y pasa a ser el simple "¿A mí cuánto me va a costar?"

El modelo de crecimiento debería aprovechar las ventajas comparativas nacionales, las tierras improductivas, la posición geográfica privilegiada, los nexos comerciales y la interdependencia económica con nuestros vecinos para asegurar tanto oferta como demanda de productos primarios. La revaluación y las bajas tasas de interés ya nos garantizan la tecnificación barata, ahora, desde la base debemos garantizar la producción de materias primas suficientes para que esa tecnificación sea útil. El tema central es cerrar la brecha entre PIB real y PIB potencial, pues la capacidad instalada se está utilizando bien por debajo de su óptimo.

El problema de la desigualdad debe solucionarse desde el ingreso de los particulares y nunca desde el gasto público. El gasto público excesivo, al hacerse para subsidiar la pobreza, redunda en mayores desigualdades. Si le regalo almuerzos a todas las personas que tienen hambre, enriquezco a las compañías que producen alimentos y soluciono el problema por ocho horas. Si, por el contrario, capacito y entrego capital semilla (en vez de regalar dinero de los contribuyentes) a los menos favorecidos, los empodero dándoles posibilidades de ingresos y reduzco la brecha entre empresarios y empleados.

Antes de salir a votar les pido que piensen en estos dos temas, y sometan el programa de su candidato a estas dos pruebas de fuego. No es una garantía pero es la mínima diligencia debida que viene con el voto a conciencia.

*Germán Forero Laverde es profesional en Finanzas y Relaciones Internacionales. Master of Science en finanzas de la Universidad Pompeu Fabra. Profesor Investigador Cipe – Universidad Externado de Colombia.
germanf.forero@uexternado.edu.co

2 Comments:

William Rendón said...

Hola Juan Fernando.

Soy estudiante universitario y ultimamente me he dado a la tarea de buscar información para tener una visión más acertada de la realidad de mi pais y del mundo. Por esto, me he concientizado de que en la medida que contamos con los medios y el interés suficiente, podemos quitarnos la venda de la ignoracia para tomar decisiones acertadas en pro del futuro que queremos.
En la medida que lo descubro, me parece lamentable que la politica viciada, utilizando medios absolutamente carentes de ética, se aproveche de la ignoracia del pueblo para alcanzar sus objetivos egoistas.
Por eso le agradezco el análisis y el aporte que ud. hace, pues evidentemente la visión de un academico de alta categoría como la suya, nos conforta y nos anima a pensar que el conocimiento adquiere un significado práctico en cuanto permite avisorar con mayor profundidad el cauce de intereses corruptos que permea nuestra vida política y social, a la vez que sirve de fundamento para construir un pais digno y con un mejor porvenir.

William.

José Fernando Flórez said...

Muchas gracias William, comentarios como el tuyo animan a seguir trabajando. Un saludo.