22 ene. 2010

Acta de Nacimiento




Nombre: Ius Politicum
Fecha: Diciembre 18 de 2009
Lugar: New York (US)
Padre: Derecho
Madre: Política

La madrugada del 18 de diciembre de 2009 nace, en medio del invierno neoyorquino, Ius Politicum, espacio de difusión del pensamiento de alguien que cree en el carácter indisociable de los fenómenos jurídico y político.

El derecho y la política son dos realidades que se interpelan indefectiblemente, su relación es de mutua necesidad: sin derecho no es concebible la política moderna, entendida como el juego social, jurídicamente reglado por el Estado, para acceder al poder político en la competencia democrática, el cual, una vez conquistado, se canaliza y ejerce fundamentalmente mediante normas jurídicas, es decir, por medio del derecho. De esta situación nace un íntimo lazo entre ambas nociones cuyo corolario puede resumirse en los siguientes términos: el derecho es una expresión del poder político para el cual, a su turno, el derecho es marco de acceso y ejercicio.

A esta observación subyace una convicción epistemológica: la necesidad de abrir y mantener canales explícitos de comunicación entre el derecho y otras ciencias sociales afines (ciencia política, ciencia administrativa, economía, gestión publica, public policy, entre otras), es decir, de cultivar la multi, la inter y la transdisciplinariedad como medios esenciales para asir el fenómeno político estatal en su complejidad y superar el principal escollo que enfrentan los juristas: caer en el simple normativismo[1], es decir, la tendencia a reducir la realidad a la norma, de extrema utilidad en los tribunales, pero nefasta para la investigación científica.

Por más que aspire a ello, la norma jurídica nunca podrá controlar el poder político, realidad social compleja que la desborda y de suyo irreductible a cualquier esquema de interpretación monocausal. Verbigracia, conocer la Constitución de un país, el pacto jurídico-político fundamental, el texto de cada una de las normas que lo componen, es tan indispensable como insuficiente para entender su realidad política: el conocimiento de la costumbre constitucional, las prácticas políticas, la historia y cultura institucional, el sistema de partidos, el balance de fuerzas económicas, la lógica electoral, del “sistema político” en su conjunto, es decir, del tejido social en general en el que tiene lugar la lucha por el poder, es necesario para entender un objeto que se muestra esquivo en razón de su complejidad. De ahí que, aunque se interese por las normas, la labor del jurista, y muy en especial la del publicista, no debe limitarse al análisis normativo que, por más exhaustivo, riguroso y lógico que pueda resultar, si aspira a rendir cuenta de un fenómeno particularmente complejo como es el Estado, debe integrar elementos no solo de las ciencias que a primera vista se ofrecen más cercanas, sino de otras grillas de interpretación de la realidad en apariencia lejanas, pero de pertinencia indiscutible, como la literatura, la filosofía, la historia, la lingüística, la psicología, la antropología, etc. En otras palabras, en Ius Politicum serán siempre tan bienvenidos los aportes de escritores, periodistas, artistas visuales, historiadores, sociólogos, filósofos, antropólogos, entre otros, como los de politólogos y juristas.
______________________
[1] Aunque la aproximación de tipo exclusivamente normativo, el normativismo, no se imponga, ello no redunda en la adopción de una perspectiva anti-jurídica. Por el contrario, el derecho continúa siendo una herramienta cuya utilización es indispensable para evitar el vicio opuesto o antinormativismo: la tendencia a desembarazar de su carga lingüístico-simbólico-jurídica, una realidad jurídicamente construida en sus cimientos: el Estado. Sin embargo, el derecho es un instrumento útil, entre varios otros, del cual puede (¡y debe!) servirse el investigador para la comprensión del fenómeno político en toda su complejidad. En otras palabras, como la perspectiva jurídica estará acompañada de diversos elementos de análisis, se tratará en todo momento de ver « más allá » del Derecho, pero a veces también « por medio » del Derecho.

Derecho Político

Aún se discuten los alcances de la noción de Derecho Político, término del que sin duda se ha abusado históricamente (así se llamó a los despojos del Derecho Constitucional en tiempos de dictadura en Argentina y España) y que acusa una ambigüedad e incertidumbre que resultan saludables para cualquier ciencia, al tiempo que sintomáticas del carácter problemático (interesante) y dinámico de esta rama del derecho (¿o de la política?) sobre cuyo objeto de estudio no se han logrado poner de acuerdo los expertos:

  1. ¿La teoría del Estado y la historia de las ideas políticas?
  2. ¿La compenetración del Estado y el derecho (Teoría del Estado)?
  3. ¿La confluencia de la política y el derecho?
  4. ¿El Derecho Constitucional?
  5. ¿La “estructura dinámica de la organización política y sus relaciones con la sociedad, el orden y la actividad política, incorporando el método sociológico y político, sin abandonar el jurídico, inherente a la disciplina, por la relación funcional del derecho con los demás elementos de la estructura de la organización política...”?
  6. ¿“Una rama del derecho público que estudia la estructura dinámica de la organización política y sus relaciones y funciones. Su objeto es la organización política y su contenido un sistema de conceptos derivados de una teoría de la sociedad, el Estado, la constitución y los actos políticos”?
  7. ¿“La ciencia de la política y sistema fundamental que comprende un conjunto de conocimientos de la sociedad, historia, ética, el Estado, la Iglesia, el Derecho y la Constitución, Economía, Geopolítica y la comunidad internacional, desde el punto de vista del poder político”?

¿Cuál es la definición “correcta”? En cierta medida, todas las anteriores.

La Propuesta Visual



"Yves Klein corps, couleur, immatériel".
Exposition au Centre Pompidou.
Du 5 octobre 2006 au 5 février 2007
Ex-voto dédié à sainte Rita de Cascia par Yves Klein, 1961 ; Monastère de Sainte Rita, Cascia, Italie © Adagp, Paris 2006.

La principal dificultad que ofrece la mayoría de blogs es la monotonía de la interfaz. Las famosas “plantillas” que suelen empobrecer en la forma ricos contenidos. Por eso procuré huirles en la medida en que me fue posible. Me pareció importante hacer de la visita a Ius Politicum una experiencia visualmente agradable, rindiéndole con él homenaje a mi artista visual favorito, Yves Klein: el juego cromático del blog en general y el logo están inspirados en su tríptico rose, bleu et doré. Y prefiero la expresión “artista visual” a la de simple “pintor” no por el capricho de utilizar una fórmula esnob vacía de contenido. Es el justo reconocimiento a un creador polifacético: yudoca, pintor, escultor, arquitecto, interiorista, art performer, escritor, director de orquesta, fotógrafo… Yves Klein merece como nadie semejante etiqueta. Su versatilidad y apertura artísticas son faro inspirador para Ius Politicum, espacio que se quiere amplio, abierto, flexible, versátil e integrador.

Mi agradecimiento a Julien Legeard y a mis amigos de “Blawgger Design”, Juan David Gómez y Juan David Arboleda, por su generosidad para suplir mis carencias (en vía de superación) en el manejo de los recursos informáticos, en especial el Photoshop y el lenguaje HTML. También a Gonzalo Ramírez, que con la exitosa experiencia de Iureamicorum alimentó este proyecto. 

Dialoguemos…


Share/Bookmark

8 Comments:

ABovino said...

Hola, José F., bienvenido al circo. He leído por allí que ha sido Don Gonzalo quien te ha animado a crear tu blog. Ten cuidado con ese sujeto que es peligroso.

Me pareció muy buena te presentación y mejor aún la propuesta visual.

Saludos,

Bovino

martín soto florián said...

Bienvenido al club!
Como dice Bovino, mucho ojo con Gonzalo.

un abrazo,

M.

José Fernando Flórez said...

Gracias Alberto, espero contribuir con algo de piromanía lúdica a tan ilustre espectáculo, donde la peligrosidad de Gonzalo y la tuya son ya legendarias. Felicitaciones por el premio al mejor post.

Gracias Martín. Tendré muy en cuenta tu advertencia. Dime el URL de tu blog para enlazarme con él.

Abrazos.

fbarbosa said...

José Fernando, Bienvenido al club. Seguiré tus escritos. Una pregunta, como sabes estoy en Nantes y me gustaría acompañar al Doctor Hinestroza en la ceremonia de otorgamiento del Doctorado Honoris causa del Doctor Hinestrosa.¿ Vas a estar? ¿Es posible entrar?,

Abrazo y bienvenido,

Francisco

José Fernando Flórez said...

Hola Francisco, gracias por tu comentario, encantado de tenerte en Ius Politicum. Ahora no estoy en París y sólo volveré en marzo, pero si quieres escríbele de mi parte al Doctor Oswaldo Pérez (oswaldoperez@yahoo.fr), contándole que quieres asistir a la ceremonia, y él de seguro te pondrá en la lista de invitados.

Un abrazo.

José Fernando Flórez said...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
elvanguardista said...

José,

mi blog es www.elvanguardista.wordpress.com,
te abraza y lee,

M.

José Fernando Flórez said...

Ya te agregué a mi lista de blogs Vanguardista. Abrazo.