8 abr. 2010

¿Un descubrimiento numerológico aforístico?


Como amante de la sentencia breve que soy, no me pasó inadvertida la que mi amiga Carina Suárez puso hoy como Facebook Status: “El arte de ser sabio es el arte de saber qué es lo que debemos ignorar”, frase que ella atribuye al autor italiano CARLO DOSSI. Atrajo especialmente mi atención este aforismo porque conocía uno de NICOLÁS GÓMEZ DÁVILA muy parecido: “Existe una ignorancia sabia: la que elige lo que ignora” (Escolios Nuevos II). Haciendo un poco de research en Google di con otras quotes de DOSSI, entre ellas la nota número 1873, tomada de sus Note azzurre: Un libro indegno di essere letto una seconda volta è indegno pure di essere letto una prima”. “A la literatura pertenece todo libro que se pueda leer dos veces” (Escolios I)  escribió GÓMEZ DÁVILA, que vivió entre 1913 y 1994. DOSSI vivió de 1849 a 1910.

¿Dos simples coincidencias?

Continué con mi investigación para dar con el texto original italiano de la traducción al castellano que compartió Carina en Facebook, y lo encontré: “L'arte di essere saggio è sapere su che cosa chiudere un occhio”. Lo sorprendente es que se le atribuye al psicólogo y filósofo estadounidense WILLIAM JAMES (1842-1910) quien, efectivamente, en el Chapter 22 de su libro Principles of Psychology (1890), escribió: The art of being wise is the art of knowing what to overlook”. Ahora, bien podría ocurrir que no encontré el texto de DOSSi en italiano, cuya traducción castellana (la de Carina) no coincide exactamente con la de JAMES (si alguien la encuentra, le pido la comparta)

¿Quién “se copió” de quién? ¡¿A quién diablos le importa?! “A usted, que es el único que pierde el tiempo en estas nimiedades, en lugar de hacerle publicidad en Facebook a Mockus, para que Colombia por fin tenga un presidente decente”, me dirán ustedes. Pero no. Si me puse en este trabajo fue para corroborar una idea que esbocé en un texto sobre el aforismo, que criticaba el manejo que se le dio al tema en una conferencia del Hay Festival  2009:

El show que acabo de referir estuvo desde el comienzo mal conducido, porque se centró en el falso problema de la originalidad del aforismo, del peligro de caer en la repetición y el lugar común, cuando lo que hace al aforista, así como al poeta, al novelista, al ensayista, al columnista y a cualquiera que ose llamarse escritor, es el estilo, el tono o la voz, y dista de ser el tema o el contenido de lo que dice. La literatura entera es un lugar común, y quien ansíe escapar de él es porque no sabe nada de ella. Alguna vez un buen aforista escribió que «los temas del buen escritor no son más que pretextos para el despliegue de su talento». Ese hombre no pudo tener más razón, así ya otros cien lo hubiesen precedido en la idea diciéndola, con otra voz, antes que él”.

El enigma de los números

Tanto DOSSI como JAMES murieron en 1910, este último el 26 de agosto. JAMES nació apenas 7 años antes que DOSSI, el 1 de noviembre de 1842. GÓMEZ DÁVILA nació 3 años después de sus muertes, en 1913, un 18 de mayo, y falleció en 1994 el 17 de mayo. De todas estas misteriosas fechas se colige algo increíble: GÓMEZ DÁVILA pudo haberlos leído a ambos (recuérdese que leía como mínimo ocho lenguas pues, en sus últimos días, se había procurado una gramática danesa para leer a KIERKEGAARD directamente). Pero, ¿a quién le importa?

0 Comments: